Red de protección comunitaria

La Red de protección comunitaria es una iniciativa que se está generando alrededor de las diferentes Mesas de salud (barriales) surgidas al calor del programa Toledo Comunitario. Parte de la idea de prescripción comunitaria, entendida desde un modelo salutogénico, preventivo y promocional, que implica la corresponsabilidad entre diferentes actores sociosanitarios y la comprensión de la prescripción no como una intervención sino como un sistema, de naturaleza procesual, comunitaria, interdisciplinar y relacional.

Para irse materializando, esta Red está elaborando directorios de los recursos sociosanitarios implicados. También se han empezado a desarrollar sesiones formativas, orientadas a consolidar el conocimiento y la confianza mutua entre todos los recursos participantes en la red, desde la exposición de sus programas y enfoques de intervención. A continuación, tienes toda la información relativa a esas sesiones formativas.

Próximo encuentro formativo:

Soledad No Deseada

Inscripción en este sencillo formulario

La Mesa de Salud del barrio del Casco Histórico propone esta formación, guiada por profesionales del Centro de Salud de Sillería, la Residencia Comunitaria Hospital del Rey, MPDL y Cruz Roja.

Eso nos permitirá abordar esta realidad desde diferentes perspectivas y claves: edad, diversidad cultural y salud mental.

Formación impartida por las 3 entidades sociales con servicios de Atención Temprana en el barrio del Polígono: APACE Toledo, Centro Crecer y Down Toledo


Origen de la iniciativa

Esta iniciativa tiene su origen en 2019, en la Mesa de Salud del Polígono, compuesta en su momento por Centro de Salud, Servicios Sociales, Centro de Mayores, Patronato Deportivo, UCLM, CRPSL, Farmacia, Abucaman, Down Toledo y otros colaboradores puntuales. Originalmente, el enfoque con el que se diseñó la iniciativa era el de prescripción de recetas sociosanitarias por parte de profesionales de salud, Servicios Sociales y farmacias. A través de esas recetas, iban a derivar a sus pacientes o usuarios a otros recursos beneficiosos para su salud.

Aunque en 2023 se revisara el enfoque y se abandonase la idea de receta, desde su origen, esta iniciativa ya participaba de una visión biopsicosocial, preventiva y promocional de la salud, que otorga a la persona mayor protagonismo en sus propios procesos de salud. Apostar por el autocuidado y aportar alternativas complementarias a los medicamentos. Ya buscaba ayudarnos a mejorar la coordinación entre los recursos sociosanitarios, en pro de una atención más integral para la persona.